NOTíCIAS

 COLABORADORES,                                    

Lauburu Consulting

www.lauburuconsulting.com


COTIZAR POR LA BASE MÍNIMA:  VENTAJAS E INCONVENIENTES

 

Como sabes, todos los trabajadores autónomos tienen la obligación de cotizar desde el primer día del primer mes de actividad. Además, hasta ahora, la cuota mensual se pagaba de manera íntegra, independientemente de los días que hubieses trabajado o si habías estado dado de baja del RETA. Con la aprobación de la nueva Ley de Autónomos, solo pagarán por los días trabajados en el mes de alta o de baja, sin necesidad de abonar todo el periodo

La base de cotización tiene, desde el 1 de julio de 2017, un límite mínimo de 919,80€ y un máximo de 3.751,20 €.

Sin embargo, los mínimos y máximos no son los mismos para todos, pues dependen de las prestaciones por las que se decida cotizar, así como la franja de edad del trabajador por cuenta propia.

Ventajas de cotizar por la base mínima

La principal ventaja de cotizar por la base mínima es evidente: menos impuestos para el trabajador. Y es que cuanto menos cotices por lo que ganas, mayor parte de tus ingresos quedará exenta. En conclusión, más dinero disponible para ti. Esta es la cotización más común en España, donde, según un estudio de ATA, el 86% de los autónomos españoles cotizaban por la base mínima en 2016.

No es menos cierto que, cuanto menor es la cotización, menor es la pensión, pero es posible contratar planes de pensiones privados –que además puedes desgravar- con los que ir haciendo aprovisionamiento del dinero que se desee de cara al futuro, a modo de complemento de la pensión pública.

Desventajas de cotizar por la base mínima

Pero la decisión no es tan sencilla. Porque, ¿qué pasa si sufres una enfermedad o necesitas una baja? Sin duda, echarás de menos una base de cotización más elevada, ya que con la base mínima y sin trabajar -ni ingresar-, será complicado aguantar varios meses con las prestaciones que te corresponderán.

En caso de solicitar una baja laboral, los ingresos que percibirías son escasos. De hecho, corresponderán al 60% del cuarto día al vigesimoprimero y a partir de ahí un 75%. Es decir, en torno a 600 euros mensuales con la base mínima de cotización.

La jubilación es otro aspecto a valorar, ya que antes se calculaba basándose en la cotización de los últimos 15 años vida laboral. ¿Qué hacían entonces muchos autónomos? Subirse la cotización en esos años. Ahora mismo, cotizar por el mínimo puede suponer una pensión de alrededor de 615 euros mensuales. Si estás pensando en ajustar los plazos, ten en cuenta que desde 2016 la pensión se calcula teniendo en cuenta los últimos 19 años cotizados.

¿Cómo cambiar la base de cotización de autónomo?

Si finalmente tomas la decisión de cambiar tu base de cotización a una que se ajuste mejor a tus preferencias, necesidades o futuro,debes saber que hasta el momento de entrada en vigor de la nueva Ley de Autónomos solo tienes dos oportunidades al año para hacerlo:

    • Antes del 1 de mayo para que comience a hacer efecto el 1 de julio siguiente.
    • Antes del 1 de noviembre para que se aplique a partir del 1 de enero del año siguiente.

Sin embargo, una vez esta ley sea aplicable, un trabajador por cuenta propia podrá cambiar hasta cuatro veces en un año su base de cotización, con los beneficios que esto supone para poder adaptarla a los ingresos

Como conclusión, la recomendación general es que tu base de cotización se ajuste lo máximo posible a tus ingresos reales, una opción que no está muy extendida en España, pero que te asegurará siempre un pago de impuestos coherente con tus ingresos y unas prestaciones acordes a tu nivel económico.


DECLARACIÓN DE LA RENTA 2016

 campana-renta-2016

Se acerca el mes para rendir cuentas con Hacienda en 2017 por IRPF. La agencia tributaria ya ha publicado el calendario con la fecha en la que comenzará a presentarse la declaración de la renta 2016, a partir del mes de abril de 2017.

Si quieres hacer tu declaración de la Renta y no sabes con quién, nosotros te podemos ayudar
La confirmación del borrador de declaración por vía electrónica, ya sea a través de internet o por teléfono, podrá efectuarse, cualquiera que sea su resultado, a ingresar o a devolver, a partir del mismo 5 de abril y hasta el 30 de junio de 2017, ambos inclusive
Recuerda que los contribuyentes podremos fraccionar, sin interés ni recargo alguno, el importe de la deuda tributaria resultante de la declaración del IRPF, en dos partes: la primera, del 60% de su importe, en el momento de presentar la declaración, y la segunda, del 40% restante, hasta el 5 de noviembre de 2017, inclusive.
Así que a sacar los papeles del cajón y ver cómo nos queda finalmente!

Estas son algunas fechas clave:

–  A partir del 5 de abril de 2017: Presentación exclusivamente por internet del borrador de renta y de las declaraciones de Renta 2016 y Patrimonio 2016.

Desde el 11 de mayo y hasta el 30 de junio: Presentación en entidades colaboradoras, Comunidades Autónomas y oficinas de la AEAT de la declaración. Con resultado a ingresar con domiciliación en cuenta hasta el 26 de junio.

Hasta el 26 de junio: Presentación del borrador y declaración de la renta con resultado a ingresar con domiciliación en cuenta.

Hasta el 30 de junio: Presentación del borrador y declaración de la renta en el resto de casos.

Novedades:

Desaparece el Programa PADRE que es sustituido por el Sistema Renta WEB, una plataforma que se generaliza para todos los contribuyentes, cualquiera que sea la naturaleza de sus rentas.

Novedades en deducciones para familias numerosas. Se aprueban los modelos 121 y modelo 122. El modelo 121 se utilizará por primera vez y será para deducciones por familia numerosa o por personas con discapacidad a cargo cuando se comunique la cesión del derecho a la deducción por contribuyentes no obligados a presentar declaración.

En el caso del modelo 122 se presentará en el plazo establecido para la presentación de la declaración. Este modelo, de deducciones por familia numerosa, por personas con discapacidad a cargo o por ascendiente con dos hijos separado legalmente o sin vínculo matrimonial, en caso de regularización del derecho a la deducción por contribuyentes no obligados a presentar declaración

Si necesitas asesoramiento llámanos para concertar cita previa.

Tel. 963 920 377 / info@contabert.com


SL o AUTÓNOMO: EL ETERNO DILEMA.

54478442-vista-trasera-de-un-hombre-de-negocios-cauc-sico-mirando-a-la-pregunta-marca-en-la-tarjeta-blanca

SL o AUTONOMO?

Recién terminado el año fiscal 2016 ya sabemos ya sabemos lo que ingresamos a lo largo del año y también todo lo que fue a parar a manos de Hacienda. Si hay una pregunta que te ronde en la cabeza es “¿qué puedo hacer para pagar menos?”. Dejando a un lado estos consejos para reducir la factura fiscal, quizá deberías replantearnos la forma jurídica de tu negocio: ¿te conviene más ser  autónomo o sociedad limitada?

La pregunta no es fácil de responder. Aunque a priori, la sociedad limitada (SL) tiene más ventajas tributarias, también genera mayores costes económicos. Por otro lado, gestionar la contabilidad del autónomo resulta bastante sencilla, pero lidiar con su sistema impositivo puede llegar a ser algo desalentador. En cualquier caso, vamos a analizar en detalle la fiscalidad de las dos formas jurídicas para que puedas decidir cuál es la más adecuada en tu negocio.

¿Cómo se tributa en cada caso?

La principal diferencia es que el autónomo tributa por el IRPF, mientras que la SL lo hace por el impuesto de sociedades. Actualmente, el tipo general de este impuesto se mantiene en un 25% sobre la base imponible y, para las nuevas sociedades, se aplica un tipo reducido del 15% durante dos años. Sin embargo, en el caso del impuesto sobre la renta (IRPF) la tributación es progresiva y depende del nivel de ingresos. Estos son los tipos aplicables:

Base imponible Tipo aplicable
Hasta 12.450 euros 19%
Entre 12.450 y 20.200 euros 24%
Entre 20.200 y 35.200 euros 30%
Entre 35.200 y 60.000 euros 37%
Más de 60.000 euros 45%

Como puedes observar, cuanto más ingreses, menos te conviene ser un autónomo. Sin embargo, esto no quiere decir que a partir de los 20.200 euros, el momento en que el tipo aplicable al IRPF supera al del impuesto de sociedades, sea mejor crear una SL. Debes tener en cuenta que, más allá de estos gastos, hay otros que costes importantes que no puedes olvidar.

Para empezar, la cuota a la Seguridad Social es mucho más alta en un caso que en otro. Los trabajadores por cuenta propia pagaron, como mínimo, 267,03 euros al mes en 2016 y los autónomos societarios 319,15 euros. Todavía estamos a la espera de conocer en que porcentaje subirán  definitivamente las cuotas en 2017 pero es más que probable que la cuota de autónomos se congele a la espera de los Presupuestos Generales mientras que la de autónomo societario se incrementará un 8%.

Además, observando las del año pasado, la diferencia entre ambas fue del 20%, lo que supone 625 euros más anualmente si eres una SL. Esto sin contemplar posibles bonificaciones, como la tarifa plana, que incrementarían todavía más esa diferencia.

Además, constituir una sociedad te exige aportar un capital social de 3000 euros. Es cierto, eso sí, que una vez depositado en el banco, es posible disponer de ese dinero para los gastos de la empresa. Para hacerte autónomo, por el contrario, no necesitas hacer ninguna inversión inicial.

El último de los costes que debes evaluar es el de la gestión. Crear una SL, es más complicado que darse de alta como trabajador por cuenta propia. A eso, hay que añadir que la contabilidad es también más dificultosa, por lo que el gasto en asesoría será mayor.

¿A partir de qué nivel de ingresos conviene más la sociedad?

Si el beneficio supera los 40.000 euros, es momento de empezar a pensar en la creación de una SL. No obstante, antes de dar ese salto debes evaluar tu situación particular. Más allá del rendimiento económico, que puedes comprobar en la casilla 620 de la declaración de la renta, tienes que contemplar otros factores, como la posibilidad de beneficiarte de algunas bonificaciones.

Por lo general, lo más adecuado suele ser comenzar la actividad como trabajador autónomo y, más adelante, constituir la sociedad. En cualquier caso, te recomendamos  consultarnos para aconsejarte lo más ventajoso.


AÑOS QUE DEBE TRABAJAR UN AUTONOMO PARA JUBILARSE

Para poder acceder a la jubilación, los trabajadores autónomos deben haber cotizado al menos 15 años, pero dicho plazo no asegura el cobro de la pensión plena. Al igual que irá aumentando de manera progresiva la edad de jubilación hasta los 67 años en 2027, también se incrementará el número de años que se tendrán en cuenta para el cálculo de la prestación.

Si si sólo se han cotizado 15 años a la Seguridad Social se aplicará un coeficiente reductor, de forma que se cobrará el 50% de la pensión. Además, con la elevación progresiva de la edad de jubilación, para cobrar el 100% de la prestación, a partir de 2027 será necesario haber cotizado durante 37 años, en lugar de 35 como ahora.

Por tanto, si un autónomo quiere jubilarse este año, pero no ha alcanzado los años de cotización exigidos para cobrar el 100% de su pensión, se le aplicará el 50% para los primeros 15 años cotizados, el 0,21% para los siguientes 163 meses y el 0,19% para los meses restantes. Estos porcentajes irán variando gradualmente según se va aumentado la edad de jubilación, hasta que quede fijada en 67 años en 2027.

Por otro lado, las pensiones de los trabajadores autónomos se calculan según las normas generales de las prestaciones por jubilación, pero con algunas particularidades. La cuantía a cobrar depende de la base de cotización elegida por el autónomo a lo largo de su vida laboral y la edad y el año en el que el trabajador se vaya a jubilar. Dado que el 86% de los autónomos eligen la base mínima de cotización, la pensión máxima a la que pueden optar actualmente es de 766 euros.

La reforma de las pensiones ha establecido el período de cálculo de la jubilación en 25 años, en lugar de 15 como hasta ahora, por lo que si se quiere conseguir una pensión media es recomendable incrementar las cuotas a la Seguridad Social hasta aproximadamente 500 o 600 euros a partir de los 42 años.

 


- REQUISITOS PARA QUE UN AUTÓNOMO PUEDA COBRAR EL PARO.

Con las nuevas medidas y ayudas puestas en marcha para los trabajadores autónomos, el pasado 26 de diciembre de 2014 se modificó la conocida Ley de Mutuas dentro de la Ley General de la Seguridad Social. En ella, se modificaba el régimen jurídico del sistema de protección de los trabajadores por cuenta propia.

 Desde que entrara en vigor el 1 de enero de 2015, los trabajadores autónomos tienen una cobertura por cese de actividad, es decir, el llamado “paro de los autónomos”, de carácter voluntario. De igual manera, la cobertura por “Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional”, también pasa a ser voluntaria.

Requisitos que deben cumplir los autónomos

Entonces, ¿ahora un trabajador por cuenta propia puede cobrar la prestación por desempleo? La respuesta es sí, pero debe cumplir esta serie de requisitos:

  • En primer lugar, el autónomo debe estar dado de alta en la Seguridad Social, y estar al corriente de pago de las correspondientes cuotas, así como tener cubieras las contingencias profesionales pertinentes.
  • El profesional autónomo no puede haber alcanzado la edad de jubilación, a no ser que tenga acreditado un periodo de cotización requerido para ello.
  • Además, no puede concurrir ninguna incompatibilidad que de las previstas en la Ley 32/2010, de 5 de agosto.
  • El autónomo deberá contar con un mínimo de cotización por cese de actividad de, al menos, 12 meses, que deben ser seguidos y anteriores a ese cese, incluido el mismo mes en que se produzca.
  • El motivo para que el autónomo de por finalizada la actividad empresarial debe ser económico, técnico, productivo u organizativo, pérdida de licencia administrativa, causa de fuerza mayor, caso de violencia de género, divorcio o acuerdo de separación matrimonial, y debe ser justificado. Con respecto a los motivos económicos, se ha introducido la novedad de que con demostrar y acreditar mediante documentos un nivel de pérdidas del 10% es suficiente (antes era del 30%).
  • Por último, el autónomo debe suscribir el compromiso de actividad para mantener la prestación por desempleo, realizando actividades que el Servicio Público de Empleo pueda convocar. Estas actividades pueden ser formativas, de orientación profesional o de promoción de la actividad emprendedora. Además, deberá cumplir la obligaciones propias especificadas en los artículos 17.1 g) y h) de la Ley 32/2010, de 5 de agosto

 


Vas a CONTRATAR trabajadores en breve?

Conoce las nuevas ventajas de medidas al fomento del empleo publicadas el 28/02/2015.

La tarifa reducida  a la contratación trabajadores indefinidos es una bonificación por la que están exentos de cotización por contingencias comunes a la Seguridad Social los primeros 500 euros de sueldo de cada trabajador.

Así la cotización de los trabajadores con sueldos más bajos se reducirá prácticamente en un 70%, aquellos con sueldos en torno a los 1.000 euros tendrán una reducción del 50% aproximadamente.

Os adjuntamos el RD. Medidas al fomento del empleo indefinido


Has pensado en darte de ALTA como AUTÓNOMO?
Descubre las ayudas que puedes pedir hasta el 30/05/2015.

Profesiones

1. El importe de la ayuda por constitución como autónomo se determinará en función de la pertenencia del solicitante a alguno de los siguientes colectivos:
a) Desempleados en general: 2.500 euros.
b) Desempleados menores de 30 años o mayores de 45 años: 3.000 euros.
c) Desempleados con una discapacidad de al menos el 33%: 4.000 euros.
d) Mujeres desempleadas víctimas de la violencia de género: 4.500 euros.

2. El importe establecido en las letras a), b) y c) del apartado 1 se incrementará en 500 euros si el beneficiario es una mujer.


Real Decreto 1106/2014, de 26 de diciembre, por el que se fija el SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL para 2015.
Cuantía del salario mínimo interprofesional. El salario mínimo para cualesquiera actividades en la agricultura, en la industria y en los servicios, sin distinción de sexo ni edad de los trabajadores, queda fijado en 21,62 euros/día o 648,60 euros/mes, según que el salario esté fijado por días o por meses.


- Os dejamos la tabla de RETENCIONES para los ejercicios 2015 y 2016.

Retenciones e ingresos a cuenta_IRPF 2015 y 2016

AEAT